Abuso Sexual Infantil: conocimiento y prevención

Existen muchos mitos en nuestra sociedad que mantienen en oscurantismo esta pandemia. De acuerdo a la UNICEF, se estima que uno de cada tres niños será abusado sexualmente antes de llegar a la pubertad y que cada año dos millones de niños son afectados, solo en América Latina; un infante es abusado cada quince segundos. Hoy quiero brindarle consejos útiles sobre prevención del abuso sexual infantil (ASI) y además  traer claridad acerca de este tema del que lamentablemente se habla muy poco y cuyo pronóstico es alarmante. Al estar informados al respecto podemos impedir que niños sean víctimas de este flagelo que les destruye su futuro.
 
Mitos
 
Uno de los mitos más comunes es creer que el abuso sexual es únicamente una violación. Esto es falso pues existen diversas formas en que un niño puede ser abusado sexualmente.
 
Partimos del hecho de que abuso sexual es toda interrelación entre un adulto y un menor, que tiene por objeto la estimulación sexual del propio abusador, del niño o de terceros. Las distintas formas de abuso las podemos agrupar principalmente en dos tipos:
 
  1. Abuso sexual sin contacto físico; está relacionado con mostrar los genitales al niño, pedir al niño que muestre los genitales, exponer al niño a material pornográfico, tener conversaciones o llamadas telefónicas con el niño de contenido sexual, obligar al niño a presenciar actos sexuales entre adultos y utilizar al niño para producir material pornográfico.
 
  1. Abuso sexual con contacto físico; una de las formas de abuso sexual más común es el toque con malicia o manoseo y la relación sexual vaginal, oral u anal.
 
Por supuesto que nunca debemos minimizar una forma de abuso que no haya constituido una violación. Es un mito creer que la violación es más traumática que el manoseo. Dado que en el manoseo y en otros tipos de abuso no se suele utilizar la fuerza, con frecuencia se piensa“solo lo toco”, pero las consecuencias en la vida de un niño pueden ser iguales o inclusive mayores que las que produce una violación, porque todo depende de cómo lo vivencia el niño.
 
Otro mito es creer que nuestros hijos están exentos de este flagelo, pero la realidad es que no podemos estar las 24 horas con ellos y nunca terminamos de conocer realmente a las personas. Este crimen suele ser cometido por personas allegadas al niño, gente con relaciones cercanas a la víctima: familiares, amigos, vecinos.
 
Además, pensar que existe más probabilidad de que ocurra un abuso entre gente pobre o que vive en el campo, que entre gente rica o que reside en la ciudadtambién es un mito. Estudios revelan que los porcentajes de abusos cometidos en todos estos escenarios son muy similares. Si se pregunta ¿por qué? la respuesta es porque el corazón del hombre es el mismo, no importa donde esté o el estrato social al que pertenezca, ni la educación que éste posea. Personalmente, en mi experiencia como trabajadora social, no dudo que esto sea  verdad, por los diversos casos que he podido conocer y atender a través de los años.
 
Uno de los mitos que mayor conflicto y trauma puede llegar a producir es creer que los abusadores son personas extrañas a las víctimas. El ASI ocurre en la proximidad del niño. Está comprobado que en el 94% de los casos que se presentan, el abusador es un familiar, amigo o vecino de la familia. Alguien que conoce al niño y a quien el niño ama, confía y estima. Son precisamente los que deberían proteger a los niños quienes abusan de ellos. Una de las razones por la que esto genera tanto conflicto y conlleva en muchos casos, a que los padres o familiares no le crean al niño, es porque les cuesta creer que alguien tan cercano, amado y hasta “intachable” pueda cometer un acto de ésta índole.
 
Señales de Alerta
 
Ante esta cruel realidad, quizá usted se pregunte cómo puede darse cuenta si su  hijo o hija ha sido o está siendo víctima del ASI. Existen indicadores específicos e inespecíficos del abuso sexual. Observar un solo indicador inespecífico en un niño no significa que está necesariamente siendo abusado. Es una señal de alerta de que el niño está atravesando por algún tipo de conflicto, como podría ser el divorcio de los padres, el nacimiento de un hermano menor o también algún tipo de abuso, entre otros. Por ello es importante que los padres o adultos responsables busquen ayuda para que puedan determinar la causa del conflicto e intervenir oportunamente para ayudar al niño, cualquiera sea la razón de su conducta.
 
En el caso de los indicadores específicos, uno sólo de ellos reflejado en el niño le indica que ha sido o está siendo víctima de ASI, por lo que debemos proceder inmediatamente a denunciar el caso ante la DIJ o Juzgado de Niñez y Adolescencia y buscar ayuda psicológica para el niño o niña. Éstos son algunos de estos indicadores:
 
Indicadores Inespecíficos Indicadores Específicos
Cambios de humor muy pronunciados. Manchas o roturas en su ropa interior.
Pérdidas del entusiasmo. Lenguaje soez o sexualizado.
Retrocesos en el comportamiento que no concuerda con la edad (Hablar como bebe, chuparse el dedo, orinarse en la cama)  
Juegos con muñecos que coloca en posiciones sexuales, con enojo.
Pérdida del apetito o llanto excesivo.
Miedo a estar con cierta persona. Comportamiento sexual que no concuerda con la edad  y el entendimiento del niño.
Conductas extrañas, se lastima, es agresivo o tiende a aislarse. Intento de conducta sexual con otros niños o un adulto.
Incontinencia frecuente para ir al baño.
Rechaza la proximidad física, tiene temores, se muestra huidizo. Dolor, irritación o inflamación en los genitales
Dolores de cabeza o de estómago recurrentes. Dolor de garganta con náuseas. Expresión del abuso mediante el dibujo (por ejemplo: dibujos de genitales, entre otros)
Heridas repetidas o múltiples contusiones. Masturbación compulsiva o en lugares públicos.
 
 
Prevención del abuso sexual infantil
 
¿Se puede prevenir un abuso sexual en los infantes? Está comprobado que la adecuada educación sexual a temprana edad y la buena comunicación entre padres e hijos, disminuye la probabilidad de ocurrencia de un abuso, por lo que detallamos algunos consejos claves sobre qué y cómo podemos enseñar a nuestros hijos:
 
  • Inicie esa educación entre los 3 y 5 años del infante.
  • Dé información elemental; no necesita usar palabras como “abuso”, “violación”, ni similares.
  • Use palabras sencillas.
  • Edúquele por medio del juego.
  • Explíquele que los secretos no son buenos.
  • Explíquele los conceptos de partes públicas y partes privadas del cuerpo.
  • Enséñele a decir ¡no me hagas eso! y a salir corriendo si alguien quiere ver o tocar sus partes privadas. Esto es asertividad.
  • Aconséjele sin infundirle miedos.
  • Asegúrese de que ha entendido (pregúntele sobre lo enseñado varios días después para confirmar que lo comprendió bien)
  • Persuádale que le cuente lo que le preocupa acerca de cualquier cosa.
 
También prevenimos, al cambiar los estereotipos sociales que se han establecido como: hombre fuerte – mujer débil. Nosotros podemos cambiar estos esquemas enseñando a nuestras niñas a ser ágiles sin perder su femineidad. La sociedad crea sus propios victimarios asociando la fuerza y la violencia con masculinidad. La mayoría de los violadores son jóvenes que quieren probar su hombría violando a otros.
 
En Panamá la Fundación Visión contribuye a prevenir este flagelo por medio de la Campaña Todos Contra el Abuso Infantil, cuya herramienta principal es el libro de cuentos titulado“Cuentos que no son Cuentos”y dirigido totalmente a niños entre 2 y 8 años de edad con el propósito de mejorar la autoestima del niño, fortalecer su carácter y prevenir un abuso sexual. El libro contiene seis cuentos, de los cuales dos enseñan prevención del ASI para que los niños incorporen los conceptos fáciles, divertida y efectivamente.
 
Nuestro objetivo es que cada niño en Panamá tenga un librito, a fin de que puedan estar preparados en caso de que enfrenten una posible situación de abuso sexual.
 
Personalmente tengo la experiencia de haberlo usado para instruir a mis dos hijos, de 6 y 3 años cada uno, y ha sido muy útil. Les exhorto a prestar relevancia a este tema, pues las consecuencias del ASI son infinitas y entre todos podemos revertir los pronósticos y guardar el futuro de nuestros niños.
 
 
Marissa Gómez
Directora de la Campaña “Todos Contra el Abuso Sexual Infantil”
Fundación Visión
proyectos@fundacionvision.org.pa 
 

Agregar comentario

Nombre:

Comentario:
Note: HTML no es traducible!

Escribe el código de seguridad en la imagen:


PanamaParaNinos - Copyright 2013 - All rights reserved!