¿Cómo puedo portarme bien?

Mamá ¿Cómo puedo portarme bien?

Primero, ¿Qué es portarse bien? Portarse bien puede tener dos versiones: la del adulto, que la mayoría de las veces incluye: no hacer ruido, quedarse tranquilo en un mismo lugar, evitar conflictos, hablar bajito, etc. Y por otro, la del niño que se resume en lograr mantenerse la mayor parte del tiempo sin que un adulto llame su atención.  

Esto nos lleva a pensar en varias cosas ¿Cuáles son nuestras expectativas sobre el comportamiento de nuestros hijos? ¿Estarán ajustadas a su edad? ¿Estamos siendo claros con ellos al trasmitir esas expectativas? Es decir, ¿saben ellos qué comportamientos esperamos en cada situación y son comportamientos respetuosos con su edad?
 
Generalmente encontramos incongruencias en este aspecto y de allí surge ésta pregunta de los niños de ¿Qué es portarme bien? Y ¿Cómo puedo hacerlo? Dichas preguntas no se traduce a otra cosa más que ¡No sé qué esperas de mí!

De esta manera tenemos tres tareas:

  1. Aterrizar nuestras expectativas en función a las edades de nuestros hijos.  ¿Cómo? Conociendo las características y retos de su edad actual.  Por ejemplo: a los 2 años los niños son especialmente inquietos y les cuesta permanecer sentados, por lo que es probable que en un restaurante no pueda estar 1 hora sentado, podemos esperar que durante la comida esté sentado en un tiempo aprox 30 min y al mismo tiempo acompañarlo con actividades que se puedan realizar en la mesa como colorear.  Para esto sería ideal elegir lugares que cuenten con espacios abiertos o con parques para niños lo cual ayuda a distraer la espera.
  2. Hacerle saber a nuestros niños cuál sería el comportamiento que esperamos ¿Cómo? Utilizando frases que le recuerde cómo nos comportamos ante cada situación y lugar: las librerías son un lugar especial para mirar libros y hablar bajito. Es importante usar esta frase en el lugar y recordarlo mientras estamos en él, de ésta manera en la siguiente visita podemos recordarle lo que hemos dicho anteriormente (Funciona mejor cuando vamos seguido al mismo lugar).
  3. Recordárle que hay un momento y lugar para cada cosa: Esa canción la podemos cantar cuando vamos en el carro, en este momento hay que hacer silencio. Recuerda que en el parque podemos saltar, correr y ejercitarnos, en una fiesta podemos bailar y movernos pero no correr porque podemos lastimar a otros o lastimarnos nosotros mismos.

Tomarnos el tiempo de explicar que hacer en cada lugar y situación, acompañarlo con empatía cuando lo que desea hacer no es posible y aterrizar nuestras expectativas en función a su edad  nos acerca a la idea de cambiar un: ¡No sé qué esperas de mí! por ¡Ya sé qué esperas de mí y estoy listo para lograrlo!

Lic. Dariana González
Consultora Educativa
Parenting Educator Positive Discipline
www.edukidsweb.com

Agregar comentario

Nombre:

Comentario:
Note: HTML no es traducible!

Escribe el código de seguridad en la imagen:


PanamaParaNinos - Copyright 2013 - All rights reserved!