Consejos útiles para atender los Berrinches

Luego de haber visto anteriormente qué NO funciona para atender un berrinche o pataleta de nuestros pequeños, hablaremos aquí un poco de estrategias que sí tienen un efecto positivo a la hora de manejar una explosión de nuestros niños.

El consejo más eficaz, pero que a su vez también parece ser el más difícil de poner en práctica, es el de Mantener la calma.  ¿Cómo puedo mantener la calma cuando mi hijo está a punto de explotar a llorar en pleno restaurant? Sucede que nuestra actitud de incomprensión hacia lo que le sucede al chiquito hace que la situación se torne peor: aumenta su enfado y agudiza sus reacciones.  Es por ello que necesitamos, primero, comprender lo que le sucede para poder mantener la calma, llenarnos de paciencia y atender la situación porque, si bien alterarnos perjudica, ignorarlo es todavía peor.  

Otro punto importante a nombrar es el papel que juegan los observadores.  La mayoría de las veces los berrinches se vuelven más difíciles de manejar cuando sentimos la mirada penetrante de quienes nos rodean, como queriendo intervenir en la situación o dándonos un mensaje tácito de que no lo estamos haciendo bien.   Sabemos lo difícil que es manejar esta situación (de los observadores) y el consejo universal en este caso sí es IGNORAR; obviar las miradas y susurros de la gente cuando estamos en la fila para pagar en el supermercado e intentamos convencer a nuestro hijo de que no podemos llevar 6 cajas de su cereal favorito a casa puede significar la mejor herramienta para mantener la calma. 

Por otra parte la prevención es fundamental durante la edad de los berrinches (2-5 años): conocer con anticipación las cosas que pueden causar una actitud irritante y detonar un estallido emocional hace que tengamos más control sobre ello, así como determinar los momentos en los que pueda estar demasiado cansado, con hambre, sueño o mal humor.

¿Y, en el momento del berrinche, cómo actuar? Verbalizar las emociones del niño es de gran ayuda; la mayoría de las veces ellos no saben qué les pasa o por qué lloran, y es importante poder decirles lo que sucede y ser empáticos con lo que sienten.  En lugar de decir: ¡No entiendo por qué te tienes que poner así! Podemos decir: “Debes estar cansado, mejor vamos a dormir” Con la intención de que en una próxima ocasión, el niño, en lugar de tomar esta actitud, pueda decir “Estoy cansado, quiero dormir”. 

Recuerda que los episodios de berrinches y pataletas son esperados en ciertas edades y que disminuirán dependiendo de cómo sean atendidos.  Le invitamos a nuestros talleres de Disciplina Positiva, en los que brindamos más herramientas para atender los berrinches.

Lic. Dariana González
Edukids Panamá

Agregar comentario

Nombre:

Comentario:
Note: HTML no es traducible!

Escribe el código de seguridad en la imagen:


PanamaParaNinos - Copyright 2013 - All rights reserved!