El verdadero valor de las emociones

​Me siento realmente preocupada cuando veo que nuestros hijos están creciendo en una sociedad que está en  constante cambio.  Sin embargo, no es necesariamente el cambio lo que me preocupa sino lo que esto conlleva. Se enfrentan a diario a tantos estímulos (positivos y negativos); rodeados de tecnología, celulares, tabletas, juegos de video y redes sociales que, sin supervisión, pueden llegar a convertirse en una bomba de tiempo, sobre todo si se suma un factor como el de ser padres ausentes emocionalmente en la vida de nuestros hijos.

Validar las emociones

Hoy en día no podemos dejar de lado nuestras emociones, las mismas forman parte de la vida; lastimosamente, estamos enseñado a nuestros niños a esconderlas muy bien o a reemplazarlas con cosas materiales y vacías, con el fin de huir de lo que ocurre a nuestro alrededor y en nuestro interior.

Las emociones no son ni buenas ni malas: más que esconderlas debemos aprender a expresarlas, pero sobre todo, enseñarles a nuestros hijos a reconocerlas y llamarlas por su nombre cualquiera que sea: ira, miedo, tristeza, alegría o culpa. Validar las emociones de los niños significa darle valor, sin minimizarla, pero a la vez ayudarlos a entenderlas, aceptarlas y canalizarlas de la forma más sana posible.

Emociones como base de los valores

Estamos en un mundo en donde se sobrevalora el materialismo, en donde no hay una adecuada relación y/o comunicación entre padres e hijos a causa de las demandas diarias.  Esto, tristemente, nos da como resultado la ausencia de lo medular en la educación del hogar: los valores.

Estoy convencida de que los valores, el manejo adecuado de situaciones sociales, de nuestras emociones y gustos personales, forman parte de la columna vertebral de nuestra sociedad, y que nos ayudan a establecer normas y parámetros en la vida.  Ellos representan las bases que nos permiten orientar nuestro comportamiento en para realizarnos como personas que puedan convivir productiva y pacíficamente en comunidad. Son creencias fundamentales que nos ayudan a preferir, apreciar y elegir unas cosas en lugar de otras, o un comportamiento en lugar de otro. Asimismo son fuente de satisfacción y plenitud.

Plutarco dijo: “Lo que logramos internamente cambiará nuestra realidad externa” y es lo que como padres deseamos hacer con los niños y teens: desarrollar todo su potencial, que puedan canalizar sanamente sus emociones, que busquen dentro suyo y dejen de culpar a todo lo que les rodea de lo que les ocurre, que sean responsables de asumir sus errores, pero valientes para afrontarlos, para así poder levantarse y salir adelante. No importa cuántas veces nos caemos, sino cuantas me levanto para volver a intentarlo, ayudarlos a enfrentar la frustración que les produce el no lograr lo que desean al primer intento. Animarlos, pero sin olvidar darle un valor a lo que ellos sienten.

Inteligencia creativa y emocional

Para mí como madre, la imaginación y el pensamiento creativo son invaluables capacidades que tenemos los seres humanos y que debemos estimularlas en nuestros niños, ya que las mismas representan la fuente de toda invención e innovación. Una calificación académica no dice qué tan brillante es ese niño, dejemos de etiquetar si ese pequeño no es bueno en ciencias o en matemáticas, porque quizás ese niño sea brillante en otra área. En las escuelas, abramos espacios para actividades de desarrollo creativo, como lo son: el arte, las manualidades, el teatro, cuenta-cuentos, juegos con dinámicas, la música, cocina, reutilización y reciclaje, jardinería y contacto animal, pasatiempos, construcción y muchas más…

En conclusión, como padres, nuestro objetivo primordial debe ser fortalecer los vínculos afectivos que tenemos con nuestros hijos, siendo más partícipes en la vida de ellos, guiándoles en su andar pero a la vez dejarlos ser ellos mismos.

Y a nivel educativo, es importante la creación y ejecución de programas que tengan como objetivo dotar a niños y jóvenes de herramientas útiles, no sólo para este momento de vida, sino también para el futuro cuando sean adultos y que hagan de ellos un ser social y emocionalmente autónomo.

Lic. Jheris Sellhorn
sellhorn23@gmail.com
Directora de Reflejarte
 

Agregar comentario

Nombre:

Comentario:
Note: HTML no es traducible!

Escribe el código de seguridad en la imagen:


PanamaParaNinos - Copyright 2013 - All rights reserved!