Modificación de conducta en los niños

La modificación de conducta en los niños, se ha convertido en un gran tema en la actualidad; los padres y madres del siglo 21, pertenecen a una generación de transición en lo que concierne a la disciplina de los niños; se les ha persuadido para que abandonen la vieja tecnología del castigo físico (lo cual por supuesto avalamos) y utilicen una más moderna y efectiva, pero compleja, en su comprensión y aplicación.

Ciertamente, en el momento histórico que vivimos las cosas son muy distintas, muchos adultos enfrentan con frecuencia situaciones cotidianas con sus niños y niñas en las que se agota el repertorio de recursos para modificar sus conductas y se recurre al método antiguo o simplemente a darse por vencidos, dejando al niño pasar por encima de su propia autoridad, y hacer su voluntad.

Cualquiera de los dos escenarios desata en el padre o madre la sensación de no estar cumpliendo correctamente con la responsabilidad de educar, y ubica a esos padres en un “callejón sin salida”.  Los adultos a cargo han terminado rindiéndose y renunciando a la tarea, a causa de carecer de estrategias efectivas que puedan aplicarse sin violencia.

Es importante tener claro que toda conducta es la respuesta a una determinada circunstancia y que tiene una finalidad.  Esto es muy importante, pues quiere decir, que es de suponer que si las circunstancias se convierten en potenciadotes de las conductas problemáticas, y el niño, a través de ellas, logra su finalidad, será inevitable que el comportamiento inadecuado se incremente hasta salirse de control.

Sin las herramientas correctas no es posible lograr los cambios deseados, y negar la realidad tampoco contribuyendo con la recuperación de la sociedad actual, que está tan lesionada por la falta de autoridad, por un lado, y tan contaminada por la violencia, por el otro.

Consecuentemente, es de suma importancia que rescatemos el principio básico de autoridad para permitir a nuestros niños y niñas un exitoso desarrollo e integración social.  Este principio básico de autoridad se establece a través de una actitud firme y asertiva, lo cual les da a los niños mensajes claros y evitan mal interpretaciones.  Igualmente importantes son las estrategias correctas de manejo, tanto para incentivar comportamientos deseados como para prevenir o evitar los no deseados.

LIc. Marta Chávez
Magister en Pedagogía

Agregar comentario

Nombre:

Comentario:
Note: HTML no es traducible!

Escribe el código de seguridad en la imagen:


PanamaParaNinos - Copyright 2013 - All rights reserved!