Importancia de la socialización en niños pequeños


Si tienes niños pequeños en casa seguramente te habrán pasado muchas veces situaciones sociales incómodas o difíciles de manejar como que tus hijos se pelean con los hijos de tus amigas, muerden a sus compañeros del cole o se niegan por completo a compartir sus juguetes o los módulos del parque.

Ciertamente, el desarrollo psicosocial de los niños menores de 3 años se caracteriza por cierto egocentrismo que les dificulta la amplitud del compartir, entre otras cosas. Pero también es cierto que a compartir se aprende compartiendo, es decir, ofrecer oportunidades de socialización adicionales a la escuela suele ser sumamente beneficioso en el desarrollo social y emocional de los niños.

Es importante que estas oportunidades de socialización sean supervisadas por un adulto (padres o maestros) que sirvan de modelo o de puente cuando la situación se esté tornando difícil. Lo ideal es que antes del mordisco, el empujón o el berrinche, pueda intervenir el adulto y poner en palabras lo que los chiquitos no saben decir y servir de modelo en cuanto a lo que se debe decir y lo que se debe hacer.

Por qué "aprender a compartir"

Socializar o compartir con pares (niños de edad similar) es importante para “aprender a compartir” como lo solemos llamar la mayoría de los padres. Tener la oportunidad de interactuar con otros, reconocerlos como diferentes, aprender a respetar tales diferencias hace de los niños seres humanos más adaptados, con una visión más amplia de la vida y del entorno social.

Muchas veces se subestima la necesidad de los niños pequeños de compartir con otros, se les suele disculpar por ser pequeños y se asume que “por su edad” no están interesados en jugar con otros amiguitos. No es así, los niños pequeños disfrutan y necesitan el juego con otros niños de su edad, aunque la mayoría del tiempo jueguen al lado y no juntos.

Tener la oportunidad de aprender nuevo vocabulario, conocer nuevos juegos, esperar el turno, respetar las diferencias de criterio, resolver problemas, fortalecer la independencia y la seguridad en sí mismo es algo que no se aprende de un día para otro, no es algo que llega por añadidura el día del cumpleaños número 4. El ejercicio social es entonces indispensable para lograr el desarrollo social de acuerdo a cada edad.

Si tu hijo te está dando “problemas” cada vez que vas al parque, a un cumpleaños o a casa de una amiga, no te alarmes, entiéndelo como una etapa del desarrollo que tu pequeño debe superar con la madurez y con las buenas oportunidades de socialización que se le ofrezcan. Poco a poco te sentirás orgullosa de lo que ambos irán logrando.

Nadyra Muhammad
Psicopedagoga

Virginia Leefmans
Lic. en Educación Inicial

Agregar comentario

Nombre:

Comentario:
Note: HTML no es traducible!

Escribe el código de seguridad en la imagen:


PanamaParaNinos - Copyright 2013 - All rights reserved!