La Violencia Escolar nos afecta a todos: identifícala y abórdala 1

LA VIOLENCIA ESCOLAR NOS AFECTA A TODOS: IDENTIFÍCALA Y ABÓRDALA (Primera parte) 

La violencia está considerada por la OMS como un problema de salud pública. Es un tema que se ha acrecentado notablemente en Latinoamérica. Padres, Docentes y la familia completa son los primeros que necesitan estar alerta para identificar y conocer este terrible flagelo, que entra sin aviso en la niñez, al imitarse como una forma de interrelacionarnos en nuestro grupo familiar y la escuela, y se termina de instaurar con mucha firmeza a través de los medios de comunicación masiva, los video juegos y los modelos de personas influyentes en la sociedad.
 
En el desarrollo de estos dos artículos se presentarán algunos conceptos de violencia, con la finalidad de reconocerla, y le daremos especial énfasis a cómo prevenir y abordar los primeros indicios de violencia.  Estas tareas corresponden a la escuela y la familia, las cuales deben estar enlazadas para que cada una asuma su papel protagónico en la formación moral, ciudadana y de valores. En esta primera entrega, mencionaremos los tipos de violencia y algunas sugerencias para los padres de cómo prevenirla y abordarla en la familia.

Según J. Galtung (1985) la VIOLENCIA es algo evitable que obstaculiza la autorrealización humana.  Por su parte, Jordi Planella (1998) la considera como aquella situación o situaciones en que dos o más individuos se encuentran en una confrontación en la cual una o más de una de las personas afectadas sale perjudicada, siendo agredida física o psicológicamente. Y Lain Joxe dice que "la violencia tiene que ver con el intento de controlar a la sociedad mediante la centralización del saber". Este concepto llama la atención porque, definitivamente, privar a otros de conocimiento para mantenerlos sometidos también es una forma violenta de proceder que muchas veces pasa desapercibida por desconocimiento.

Para nosotros la violencia es obligar a otra persona a realizar algo que no desea bajo agresión psicológica o de cualquier otro tipo. Pero, esto es sólo un concepto para identificarla y reconocerla. 

La violencia según la Organización Mundial de la Salud se divide, de acuerdo a quien comete el acto, en: 
  • Violencia autoinflingida, correspondiente a comportamientos suicidas y autoagresiones. 
  • Violencia interpersonal, que se genera en la familia, la pareja o la comunidad. 
  • Violencia colectiva relacionada con lo social, la política y la economía. 
Para entender mejor cómo puede entrar la violencia en la vida de las personas es fundamental preguntar ¿Cómo es el ambiente que rodea a los niños, niñas y adolescentes actualmente? 

En la sociedad contemporánea se promueve con gran vehemencia y exaltación la competitividad, la supervivencia del más fuerte, el enfrentamiento y la rivalidad; así como también, modelos violentos que aparecen continuamente en la calle, en el deporte, en el cine y en Internet. Otra realidad se suscita en el ambiente familiar, cuando las relaciones emocionales y de convivencia entre padres e hijos son insanas, es decir, irrespetuosas, cuando abunda el autoritarismo y existe una comunicación disfuncional.  También es un factor fundamental la ausencia de uno o de ambos padres, ya sea, por motivos de muerte, divorcio o laborales, originando desatención, soledad, ira y abandono que afecta el desarrollo psico- socio – emocional del niño (a) y su educación en valores. 

Entonces, es vital tener en cuenta el papel de la familia, la relación emocional del niño con sus padres, los modelos paternos y maternos de disciplina y las relaciones mutuas entre sus cónyuges. 

Sugerencias en el plano familiar

Estamos conscientes que este problema es multifactorial y que no podemos pensar en una receta única para disminuirla, pero proponemos algunas sugerencias que pueden contrarrestar la violencia en las familias: 
  1. Modelar constantemente a los hijos un trato cordial y respetuoso entre los integrantes de la familia, con los vecinos y con los otros en general. 
  2. Empezar a temprana edad a hablar con los hijos sobre temas difíciles antes de que otras personas los confundan con explicaciones alejadas de los valores que usted desea inculcarles. 
  3. Aprovechar cualquier oportunidad para iniciar las conversaciones con nuestros hijos utilizando palabras sencillas y cortas, con explicaciones directas y honestas. 
  4. Fomentar un ambiente abierto donde los hijos se sientan en libertad de preguntar cualquier cosa - independiente del tema - sin miedo a las consecuencias. 
  5. Comunicar los propios valores (destacando la paciencia, la perseverancia y la honestidad) para así brindar una orientación moral. 
  6. Escuchar a los hijos incrementando su auto-estima y haciéndoles saber que son muy importantes para sus padres. 
  7. Mostrar paciencia al escuchar a los hijos, permitiéndoles pensar a su propia velocidad y haciéndoles saber que bien valen nuestro tiempo. 

En la segunda entrega, expondremos algunas sugerencias para prevenir y abordar la violencia en el ámbito escolar.

Por: Carol Utrera, Licenciada en Educación
Vijoca Panamá Educación y Recreación

Etiquetas: bullying, violencia, abuso

Agregar comentario


Note: HTML no es traducible!

PanamaParaNinos - Copyright 2013 - All rights reserved!