Tips para ayudar a los niños a desarrollar su inteligencia emocional

La Inteligencia Emocional (IE) comprende la conexión y manejo de las emociones propias y con los ajenas, y sus beneficios son diversos.  Vale la pena entonces desarrollar esas capacidades en nuestros niños.  Podemos contribuir a que nuestros hijos, desde muy pequeños vayan estableciendo una conexión positiva con los mismos, entre otras cosas con el ejemplo.  A continuación algunos consejos que pueden ayudar:

Conexión con los sentimientos propios:
Ayúdale a notar sus reacciones emocionales.  Muchas veces tendemos a ignorar los sentimientos de los niños, y los llevamos a que ellos también lo hagan.  Por ejemplo, el niño se cae, sin ser algo serio, pero llora y viene a nosotros, tal vez no por dolor, sino por la impresión de susto vivido.  En vez de decir: “no llores, no fue nada”, puedes preguntar de forma empática “te asustaste, verdad?” y calmarlo luego.  O, cuando el niño reaccione explosivamente por enojo o frustración, muéstrale que sabes cómo se siente, aún si no apruebas su reacción: “entiendo que estás molesto porque querías subir a la silla, pero no te dejo hacerlo porque es peligroso…”.  Reconocer el sentimiento, le ayudará a entender, qué siente, cómo se siente y por qué.  También le mostramos que nos importan sus sentimientos.
 
Es importante experimentar las emociones sin reprimirlas, para crecer sobre ellas: cuáles son, qué efectos tienen en nosotros, qué nos dicen de lo que nos acontece, y qué decisiones podemos tomar en base a ellas.  No hay problemas con las emociones, no las podemos controlar –de hecho hay que vivirlas y dejarlas ser.  Lo que sí podemos y debemos controlar son nuestras reacciones ante estos sentimientos.  Si el niño reacciona explosivamente, o se retrae, por ejemplo, conviene guiarlo para cambiar.
 
Conexión con los sentimientos de otros:
En este aspecto, temas como la empatía, la apertura de mente, leer signos físicos en otras personas, y expresar a otros nuestros sentimientos coherentemente, son habilidades que elevan la IE, pero que no todos desarrollan fácilmente.
 
Desarrollar una mente abierta a diferentes opiniones ayudará al niño a reaccionar ante conflictos de opinión, de una forma más calmada, y de respeto, y a resolverlos de forma positiva.  Con el ejemplo, trate de resolver diferencias entre sus niños de forma calmada, escuchando ambas partes, y brindando una solución madura.  También, si tu hijo y tú tienen un conflicto, pon en palabras lo que tu hijo piensa o quiere, y luego lo que tú.  Así demuestras que has escuchado y entendido a la parte contraria, aún cuando tu opinión siga siendo opuesta.
 
La empatía trata de entender las emociones de otros.  Los niños nacen siendo centrados en sí mismos, y su conciencia de los derechos y sentimientos de los demás puede tardar en aparecer.  Podemos ayudar mencionando “cómo te sentirías tú si te pasara lo mismo que a ese niño?  Cuando lean cuentos, comenten “¿qué crees que sintió Caperucita cuando vio que la abuelita era el lobo? ¿Qué cara crees que puso?”
 
También es importante saber expresar emociones.  Decir que estamos bien, cuando nuestro semblante dice lo contrario, envía señales confusas.  Si usted está cansado y tenso, expréselo en un idioma que el niño entienda “tuve trabajo difícil en la oficina”, así el niño verá coherencia entre lo que ve en usted y lo que escucha de usted.  También aprenderá que está bien expresar emociones, y tal vez tratará de ser empático con usted.
 
Finalmente, enséñele a ser positivo.  El positivismo acompaña a una IE elevada y ayuda a buscar solución a los conflictos, de forma constructiva, preactiva y optimista.

Agregar comentario


Note: HTML no es traducible!

PanamaParaNinos - Copyright 2013 - All rights reserved!