Los 10 Mandamientos de la Educación con Amor: 3 y 4

Cuando hablamos de Educación con Amor, nos referimos a un nuevo modelo de crianza y educación para nuestros niños, que nos brinda la oportunidad de tener herramientas para formar, como el amor y la empatía. Inspirados en este nuevo concepto, diseñamos Los 10 Mandamientos, tratando de dar una visión completa y efectiva, a manera de reglas prácticas y aplicables  a cualquier familia que se encuentra en la búsqueda de elementos que los apoyen en la educación de sus hijos, transformando esta aventura en una experiencia altamente gratificante y enriquecedora.  Los 10 Mandamientos de la Educación con Amor los presentamos como una serie.  En este artículo encuentras los mandamientos 3 y 4.

#3 NO ME ORDENARÁS "Si me pides las cosas cordialmente en lugar de ordenar, me permitirías hacerlo con mayor agrado".   
Cuando damos una orden, sólo le damos una opción a nuestros hijos sin alternativas que puedan hacer más fácil entender que personas mayores deben decirnos qué hacer porque tienen experiencia.  Esto, en muchos casos, no es la mejor decisión. Además, las imposiciones dan un sentido de arbitrariedad de nuestra parte que perjudica en gran medida la relación socio afectiva entre padres e hijos, tomando en cuenta que, en la medida en que seamos más autoritarios, menos oportunidades comunicativas tenemos con ellos, animando a la rebeldía y oposición.
 
Nuestra labor está en explicar qué deben hacer y pedirlo de forma amable y empática.  Para esto es necesario evaluar si el momento en el que solicitamos la ayuda es el indicado y saber si está a su alcance realizarlo. Muy importante es asegurarnos de que el niño esté claro sobre cuáles son sus deberes diarios para evitar ordenar deliberadamente. 
 
#4 CUMPLIRÁS TUS PROMESAS. "Si es un premio quisiera recibirlo y si es una corrección más aún".   
Cumplir nuestras promesas demuestra el valor de nuestra palabra. Si ofrecemos algo y no lo cumplimos perdemos credibilidad; es decir, nuestros hijos pierden la fe en nosotros, en lo que decimos y en lo que prometemos. Cuando anunciamos un premio, porque queremos reforzar una conducta, pero el premio nunca llega, el niño ve como perdido el esfuerzo que realizó y se desmotiva, además de que deja de creer en nosotros.  Lo más recomendable es que los premios no sean materiales, dediquemos los refuerzos a pasear, comer un helado juntos tener tiempo de calidad con nuestros hijos. 

Mandamientos #1 y #2

Lic. Dariana González
Edukids

Etiquetas: educación, crianza

Agregar comentario


Note: HTML no es traducible!

PanamaParaNinos - Copyright 2013 - All rights reserved!